,

El entretenimiento Digital.

Entretenimiento Digital

Películas, libros y canciones se adaptan a la creciente disponibilidad de internet y modifican su formato para hacer frente a un porvenir netamente digital, que constituirá una nueva forma de cotidianidad. Cuatro años en la era de internet pueden ser una eternidad. Basta con mirar hacia atrás para comprobarlo: en 2008, por ejemplo, Facebook, actualmente con más de 900 millones de usuarios, contaba con 150 millones de “amigos”, según datos de NewsMedia Lab. Del mismo modo, Twitter tenía unos 4.5 millones de seguidores, contra los 140 millones de hoy.

El mundo online se caracteriza por ser plástico, dúctil y, sobre todo, fluido, con una capacidad increíble de adaptación. Los cambios se suceden con rapidez y alcanzan a miles de millones de personas en distintos puntos del planeta.
A la flexibilidad del medio se suma la creciente facilidad con que las personas acceden a internet: ya no es necesario sentarse frente a una computadora para estar en línea. Con la explosión de dispositivos como tablets y smartphones, se puede estar online en cualquier momento y lugar.

El viaje en subte hasta la oficina es tan válido como el living de la casa para ponerse al día con esa serie que seguimos religiosamente, conocer el nuevo corte de nuestro artista favorito o leer las últimas páginas de la novela que nos mantuvo en vilo las últimas noches.

Internet y hábitos de usuarios se influencian de forma recíproca: los cambios en uno traen necesariamente cambios en el otro.

A la creciente disponibilidad del acceso a internet, junto con la aparición de distintos dispositivos desde los cuales estar online, como smartphones y tablets, se profundiza la inversión en internet y especialmente de internet móvil; consecuentemente, la mayor disponibilidad de internet crea cada vez más usuarios, a la vez que empuja el consumo de contenido online.

 El futuro del entretenimiento es digital

Una de los desplazamientos más importantes a partir de la mayor penetración de internet es el que atraviesa la industria del entretenimiento. Libros, películas y música se fueron adaptando a las nuevas herramientas, pero debieron modificar profundamente sus estructuras y soportes en el camino.

En este sentido, el estudio Global Entertainment and Media Outlook 2012-2016 de la consultora PriceWaterhouse Cooper’s señala que se ha alcanzado “el fin de los comienzos digitales” en referencia a que el mundo digital ya superó la etapa de novedad y se convirtió en un elemento de la vida diaria.

Según datos de este trabajo, la inversión en el acceso a internet, tanto móvil como el tradicional, viene creciendo sostenidamente desde 2007, y se espera que lo siga haciendo en los cuatro próximos años. Se estima que para 2016, se invertirán alrededor de u$s 493.000 millones en este sector.

La investigación asimismo remarca la explosión de la conectividad móvil favorecida por la variedad en la oferta de smartphones y la profunda penetración de estos dispositivos en los distintos mercados.

Del mismo modo,en 2011, 40% del gasto global en acceso a internet correspondía a internet móvil y se espera que el número se duplique en los próximos cuatro años.

El rubro de entretenimiento no puede sino seguir estos pasos. Desde los últimos años, las industrias editorial, fílmica, musical han descansado fuertemente en las nuevas tecnologías e internet como fuente de divulgación y ventas.

Los ebooks se abren paso

En lo que al mercado de libros respecta, según las previsiones de PWC, la inversión total en la industria editorial en 2016, un 17.9% corresponderá a ebooks, una escalada pronunciada desde el 4.9% que representó en 2011. El mercado global totalizará casi u$s21.000 millones.

En los EEUU, por ejemplo, esta transición ya está en marcha: las cifras informadas por la Association of American Publishers (AAP) confirmaron que por primera vez, las ventas de libros digitales superaron a las de libros en papel de tapa dura.

En la Book Expo America, una de las ferias de libros más grandes del mundo se sintió el cambio inclusive en la disposición espacial de los stands. Mientras que años pasados eran grandes editoriales en papel las que ocupaban el centro de la escena, en la edición 2012 lo hicieron las editoriales de ebooks.

El desplazamiento físico constituye una metáfora para el deslizamiento que se da hacia dentro del rubro: “La gente se está dando cuenta de que las cosas se mueven hacia lo digital, y de que tienen que ajustarse a ello”, señaló en este sentido Tom Humphrey, dueño de Kobo, una empresa de ebooks canadienses. Así, se espera que el mercado de libros digitales en los EEUU se cuadruplique hasta 2016, alcanzando un total de 12.900 millones de dólares. El lema de la feria, “Un futuro con libros”, cobra así una nueva relevancia: el futuro de los libros es digital.

Fuente: Laflecha.net

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.